Cómo llegar a la Isla de Skye. Visitando las Fairy Pools

en la categoría Artículos de Reino Unido

¿Queréis ver paisajes que os dejen sin aliento? ¿Queréis sentiros dentro de una película parecida al Señor de los anillos? ¡Tenéis que visitar esta espectacular isla! En el post de hoy os enseñaremos cómo llegar a la Isla de Skye y dónde pasamos la noche, una pequeña casita en la zona más al norte de la isla.

Llegar a la Isla de Skye, acantilados de Escocia.

¡Los acantilados en Skye son impresionantes!

Como os contábamos en el último post de nuestro roadtrip por Escocia, esta mañana nos despertábamos con una vistas espectaculares de la montaña Ben Nevis. Abrimos las cortinas de la habitación y al estar el cielo completamente despejado pudimos disfrutar de unas maravillosas vistas. 

Más adelante te explicamos con detalle como llegar a la Isla de Skye.

Mirador de Glenfinnan. Monumento Glenfinnan.

Vistas al monumento de Glenfinnan y al Loch Shiel, ¡Impresionante!

El desayuno estaba preparado en el salón y la chimenea estaba en marcha desde hacía un par de horas. Nos tomamos nuestro café calentito mientras disfrutábamos del calor de la chimenea y planeábamos cómo llegar a la Isla de Skye.

Harry Potter en Glenfinnan.

Glenfinnan, una parada obligatoria en vuestra ruta por Escocia.

Con mucha pena dejábamos este bonito y acogedor alojamiento para poner rumbo hacia la isla. Nuestra primera parada era el viaducto de Glenfinnan. Cerquita del alojamiento estaba el monumento Glenfinnan (en memoria del levantamiento jacobita de 1745) y el viaducto por donde pasa el tren The Jacobite (conocido por ser el Hogwarts express en las películas de Harry Potter).

Viaducto de Glenfinann y el Hogwarts Express.

El viaducto de Glenfinnan fue uno de los lugares de grabación de la segunda película de Harry Potter con la locomotora de vapor Jacobite (Hogwarts Express) como protagonista.

Como iba a ser un día muy largo decidimos madrugar mucho, por lo que cuando llegamos a esta zona ni siquiera estaba abierto el centro de visitantes. Pero esto fue lo mejor de todo, no había absolutamente nadie. Estaba amaneciendo, había niebla y llovía ligeramente, dándole un toque misterioso y auténtico al viaducto y los alrededores. Solo se escuchaba el repiqueteo de las gotas de lluvia en las hojas de los árboles, algunos pájaros que le daban la bienvenida al día y nuestras botas al pisar la hierba mojada. Mágico.

No tuvimos la suerte de ver pasar al famoso tren (aquí tenéis los horarios para saber cuando pasa) pero igualmente fue una visita que mereció muchísimo la pena y recomendamos que visitéis si pasáis por la zona.

La playa de Morar, Silver Sands.

Arena blanca en la paya Silver Sands de Morar.

Nuestra siguiente parada, aunque parezca mentira, fue una playa de arenas blancas y agua cristalina, Silver sand of Morar. Nos cogía muy cerquita de Mallaig (donde saldríamos hacia Skye) así que decidimos parar y dar una vuelta.

Paraíso playero en Escocia.

¡Escocia también cuenta con playas paradisíacas! La Silver Sands es una de ellas.

Nos encontramos a gente acampando en los alrededores y pudimos comprobar que, efectivamente, la playa tiene arenas blancas. Podríamos pensar que de golpe nos hemos trasladado al Caribe, pero seguimos en tierras Escocesas, rodeados de montañas.

 

Viajes organizados a Japón

 

¿ Cómo llegar a la Isla de Skye ?

Pueblos costeros de la Isla de Skye.

En la Isla de Skye se respira mucha paz y tranquilidad.

¿Cómo llegar a la isla de Skye? Para poder llegar a la Isla de Skye en coche decidimos que la mejor opción era coger un ferry desde el pueblo de Mallaig hasta Armadale, en Skye. En la zona oeste de la isla hay un puente que comunica ambas islas (por ahí saldríamos al día siguiente) pero para no entrar y salir por el mismo sitio decidimos coger el ferry.

De Mallaig a Armadales, llegar a la Isla de Skye.

¡Comienza la travesía en ferry desde Mallaig hasta Armadale!

Llegar a la Isla de Skye desde Mallaig.

Vistas de Mallaig desde el ferry.

Este ferry, de la compañía Caledonian Macbrayne, suele llenarse muy rápido en verano por lo que es recomendable reservar meses antes. Aquí tenéis el enlace dónde podréis reservarlo, a nosotros nos costó 15₤ dos personas y el coche.

Ferry de Mallaig hasta la Isla de Skye.

¡Rumbo a la Isla de Skye!

Llegar a la Isla de Skye en ferry desde Mallaig.

Paisaje desde el ferry.

Fue una experiencia divertida y diferente. Sí que es necesario ser puntuales ya que el barco no espera, nosotros llegamos antes de tiempo y como había un hueco nos dejaron embarcar en el barco anterior al nuestro. Así que cogimos el ferry y pusimos rumbo a una isla que desde el minuto en que pisamos sus tierras nos dejó mudos, con paisajes de ensueño, con enormes acantilados, castillos en ruinas o piscinas naturales de agua transparente.

Paisajes de la Isla de Skye. Escocia.

¡Nos sentimos como un miembro más del reparto de Juego de Tronos!

Es cierto que el tiempo este día no nos acompañó, estuvo lloviendo sin parar, y lo peor de todo fue que hacía muchísimo viento por lo que era imposible no mojarse.

Ovejas en la Isla de Skye.

Las graciosas ovejitas que no nos cansamos de ver a lo largo del roadtrip.

Empezamos nuestra ruta en coche y fuimos en busca de la primera parada en la isla, las famosas Fairy Pools o “Piscinas de las hadas”. Todo lo que intentemos describir será poco para que os hagáis una idea de la magia que desprenden estas piscinas naturales, con aguas cristalinas, unidas por cascadas y rodeadas de montañas.

Recorrido a pie por las Fairy Pools en Escocia.

Trecking por el curso de las Fairy Pools, ¡una pasada!

Para llegar hasta ellas solo podréis llegar andando por un sendero. A nosotros nos cogió un temporal horrible y sí que es cierto que nos costó bastante llegar hasta la cima, imaginamos que en unas condiciones climatológicas más favorables no tendréis problema y tardareis mucho menos tiempo.

Fairy Pools en la Isla de Skye.

¡Los colores verdes del agua de las Fairy Pools son como los de un cuento de hadas!

Eso sí, os recomendamos calzado apropiado para trekking (como botas de montaña) y que vayáis con ropa cómoda, sobre todo impermeable. Nosotros tuvimos que cambiarnos de ropa el llegar al coche ya que la teníamos empapada por la lluvia y el viento.

Estas mágicas piscinas están cerca del pueblecito de Carbot, nosotros no tuvimos ningún problema en llegar, como te explicábamos en este post es recomendable que alquiléis el coche con GPS incluido, ya que el móvil pierde la señal muchas veces. Llegamos directos siguiendo las indicaciones del GPS.

Vegetación en Escocia.

Naturaleza en estado puro.

Estas piscinas son una maravilla de la naturaleza que os recomendamos que visitéis, una pena que debido al tiempo nosotros apenas pudimos hacer fotos o vídeo.

Después del trekking nos pusimos ropa seca y fuimos en busca de un sitio para comer.

Nos detuvimos en el pueblecito de Dunvegan y comimos en Dunvegan Bakery & Coffee Shop, una acogedora cafetería donde entramos en calor con una buena sopa caliente. Además de la sopa comimos una hamburguesa cada uno (muy rica por cierto) y compramos lo que sería nuestra cena.

Dunvegan Bakery en la Isla de Skye.

Dunvegan Bakery es una buena opción para parar a tomar algo calentito.

El alojamiento que habíamos escogido para esa noche era una pequeña casita completamente aislada en el norte de la isla.

Uig en la Isla de Skye.

Uig, un pueblecito costero muy agradable en Skye.

De camino al norte nos deleitamos con algunos de los paisajes más bonitos que hemos visto en nuestras vidas, enormes acantilados y montañas salpicados por el océano bastante embravecido a causa del temporal. Nos encontramos con el Duntulm Castle, un castillo completamente en ruinas en lo alto de un acantilado. Fuimos a visitarlo pero no pudimos hacer ninguna foto ya que el temporal nos lo impidió.

Como llegar a la Isla de Skye en coche.

Estado permanente de admiración durante el viaje.

Paisajes de la Isla de Skye.

Las carreteras del norte de Skye están en muy buenas condiciones.

Cansados y mojados de nuevo, llegamos al alojamiento. Lo reservamos a través de Airbnb (Aquí os dejamos 25€ de descuento por si queréis reservar a través de la página) y fue un acierto.

Un casita, en una granja, completamente perdida en la montaña, solo teníamos a los dueños como vecinos. Este es el link del alojamiento. La noche nos costó 70€ con el desayuno incluido.

La casita tenía su propio baño y la cama era comodísima, además, en el techo había una ventana donde se podían ver las estrellas por la noche. La única pega o no, fue el wifi que era inexistente, quizás por el temporal.

Vistas de la Isla de Skye.

Skye nos dejó sin palabras desde el primer momento.

Esperamos que os hayamos ayudado a saber cómo llegar a la Isla de Skye y dónde pasar una noche aislados y completamente relajados. El día siguiente venía cargado de visitas, entre ellas el famoso Eilean Donan Castle.

Si tienes alguna duda sobre como llegar a la isla de Skye déjanos un comentario y os contestaremos lo antes posible.

 

 

1 comentario. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Otros artículos